Un apostolado hermano del Proyecto Nazareth en Mali

Un apostolado hermano del Proyecto Nazareth en Mali

El centro Sagrada Familia para jóvenes madres en dificultad

Sr. Yvette, responsable del Centro.

El hogar materno es un lugar de reposo del espíritu y del corazón, donde las jóvenes madres aprenden a amar sus hijos et también a amarse ellas mismas. Muchas vuelven de visita, como Sarah, para anunciarnos su boda. Como nosotros se lo recordamos, “incluso después vuestra marcha, esta sigue siendo vuestra casa”. La misión de Bamako se fundó en 1996 para acoger a jóvenes madres en situación de riesgo social, y que desde el principio ha sido sostenido por la Asociación Alianzas Internacionales, la ONG de la Comunidad de las Bienaventuranzas.

El hogar materno se encuentra en la capital del país, Bamako, en una gran parcela con dos edificios y un cabaña en el centro. Las hermanas de las Bienaventuranzas llegaron en respuesta a la llamada del obispo, mons. Luc Sangaré, para ayudar a jóvenes madres en riesgo de exclusión sin distinción de religión. La acogida comenzó en 1997.

Mali es un país muy pobre donde la población huye de las zonas rurales hacia las ciudades esperando encontrar trabajo y sobrevivir. La chicas, a menudo muy jóvenes y analfabetas, se encuentran en condiciones de vida miserables y con numerosos peligros: malos tratos, abusos sexuales y embarazos no deseados. La llegada de un hijo es a menudo dramática y mal aceptada por la familia. Por miedo, están tentadas de abortar, abandonar o incluso cometer un infanticidio, por lo que a veces se encuentran en la cárcel. También acogemos madres que vienen de la calle y estudiantes que dejan la escuela por embarazo.

Es el primer centro de este tipo que se creó en Bamako, y desde su creación se han acogido a cerca de 600 madres. Nuestro objetivo es darles dignidad y todos los medios para que no abandonen a su hijo. Se les ayudan materialmente para el parto, se asesora para el registro del niño, y también se dan clases de alfabetización y de ocupación profesional.

La Asociación Alianzas Internacionales (AAI) asumió casi desde el principio la mayor parte del presupuesto para su funcionamiento, y ha financiado proyectos de construcción en 2001 y obras de renovación de la bomba de agua. Los proyectos son crear una guardería para permitir que las madres puedan estudiar, y que consigan ser autónomas en el futuro.