Retiro de Semana Santa: No tengáis miedo de anunciar al Resucitado

Retiro de Semana Santa: No tengáis miedo de anunciar al Resucitado

Tres años después de vivir la Semana Santa en Francia, hemos recuperado la celebración en España. El lugar escogido fue el Seminario de Segorbe. Fuimos cuarenta con la presencia del padre Martin de Tours, responsable general de la rama consagrada masculina. En la homilía de la Vigilia Pascual, nos recordaba que tras el anuncio de la resurrección por parte de los testigos, cada uno tiene que hacer un encuentro personal con Cristo Vivo. Esta experiencia libera del miedo y nos capacita para ser testigos eficaces del Evangelio.

 

Entre los participantes habían diecisiete niños entre 5 y 17 años. Tuvieron actividades adaptadas a su edad para ayudarlos a entrar en estos días santos: animación del Via Crucis, juegos sobre los personajes de la Pasión, participación en los oficios, y una preparación a la confesión con una experiencia práctica del pecado: tenían que meter la mano en un regalo que dentro pringaba de suciedad.

Los adultos tuvieron cada día una meditación del padre Martin para ayudar a entrar el misterio de cada jornada del triduo pascual: Eucaristía y a mistad, efectos de la redención en la persona, claves del combate espiritual…

Los momentos más fuertes del retiro fueron, evidentemente, los oficios litúrgicos, con la cima de la vigilia pascual que comenzó con el temor que la lluvia arruinara el fuego pascual. Al final, como en una travesía del Mar Rojo, el agua paró cinco minutos antes de comenzar.

El domingo de Resurrección participamos en la misa de Pascua con el Obispo en la Catedral de Segorbe. Tras el oficio litúrgico, seguimos las imágenes de Cristo resucitado y de la Virgen María para la procesión del encuentro y los tradicionales aleluyas: unas hojas de papel con grabados del siglo XVII y versículos de la resurrección que los vecinos lanzan desde los balcones y terrazas al paso de la procesión.