El Proyecto Nazareth se consolida y se expande

El Proyecto Nazareth se consolida y se expande

Este curso comenzamos una nueva etapa en las actividades del Proyecto Nazareth. Desde hace tres años organizamos una semana en verano dirigida a jóvenes madres solteras con niños pequeños basada en tres ejes: diversión, formación y oración. Cada vez ha sido una experiencia de familia, apoyo, esperanza, consuelo y encuentro con el Amor de Jesús misericordioso, sobretodo este año dando como fruto un itinerario de inserción en la comunidad cristiana.

Por primera vez, en julio varias madres nos preguntaron sobre los sacramentos. Durante la semana, siete de las nueve madres se confesaron. Para una, fue la primera vez desde su primera comunión. Para otra, descargarse de un peso que llevaba desde hacía diez años. Además, también preguntaron sobre la confirmación, y de ahí el deseo de dos de ellas por comenzar unas catequesis para completar su iniciación cristiana. Otra mamá se les ha añadido para preparar el bautismo de su hija de año y medio.

Después de la charla dada por Rosario, una Amiga del Cordero de Castellón, comimos juntos. Alrededor de la mesa salió un compartir profundo y hermoso, en el que se puso de manifiesto la soledad y presión que sufren las jóvenes cuando se encuentran con un embarazo inesperado. Otra aseguraba: “En vosotras encuentro mis verdaderas amigas”.

El Señor nos permite ver la profundidad de su obra en estas jóvenes valientes y decididas, aunque a menudo carguen con heridas profundas. Una de las mamás nos escribió su testimonio: Después de un profundo desarraigo familiar, en el que también hubo abusos y maltrato, explicaba cómo en su segundo año Nazareth se daba cuenta que se habían desbloqueado en ella cadenas de resentimiento. Durante la vigilia del viernes dedicada a la reconciliación, descubrió que durante el año había podido perdonar a los que la habían herido tanto. Ahora quería continuar profundizando en este don, y pide poder participar en encuentros y vigilias de oración con la Comunidad. Alabado seas Señor de la Vida.