Compartiendo con los Amigos del Cordero de Hungría

Compartiendo con los Amigos del Cordero de Hungría

El último fin de semana de marzo estuvimos en Budapest para participar en el fin de semana de los Amigos del Cordero y Bienaventuranzas de la Sagrada Familia de Hungría. Son las realidades vinculadas a la Comunidad de las Bienaventuranzas por un lazo de alianza. En Hungría son una docena de familias que viven la espiritualidad y el apostolado de la Comunidad, en particular los campamentos de jóvenes en verano en el sur del país. También frecuentan los encuentros un grupo de sacerdotes diocesanos. 

El encuentro fue la ocasión de profundizar cómo se concreta el carisma de las Bienaventuranzas en una vida seglar, con sus responsabilidades familiares y profesionales. Más allá de los compromisos concretos de oración o apostolado, la clave está en una atención interior a las mociones del Espíritu Santo, para vivir en la docilidad de la voluntad del Señor en cada instante y en cada momento de la vida.

En Budapest la Comunidad está compuesta por cuatro hermanas consagradas y un sacerdote que tiene a su cargo una iglesia de adoración perpetua desde 1908. Su construcción comenzó en 1904, y al coincidir con el asesinato de Sisí emperatriz, la noble señora que sostenía el proyecto pidió al emperador que también fuera en reparación por el magnicidio. En el sur del país hay otra casa, en Hommokomarom.